La candida adolescencia.

. 12 de octubre de 2007
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks

No me atrevo ha asegurar que el termino pueda seguir vigente a día de hoy, la moderna adolescencia empieza a dejar de ser candida y adolescente. Me parece.

Obviamente ya me encuentro excesivamente lejos de la adolescencia pero me consuela ver que aun me queda algo de candidez.

Cuando el Ayuntamiento congelo los impuestos para el 2007, ni por un momento pensé que era una estrategia cara a las próximas elecciones municipales que se acercaban a nuestra ciudad. Cándidamente supuse que la buena gestión del equipo de gobierno municipal, había conseguido mantener, incluso mejorar según versiones municipales, la oferta de servicios y además conseguir que eso no se tradujese en una mayor presión fiscal. Que dulce sopor da la candidez.

Pues no, una vez pasado el "rubicón" de las elecciones, todo vuelve a su cauce, ya no tienen que darnos caramelos a cambio de votos, asi que el Ayuntamiento decide presentar un aumento en diversas tasas e impuestos muy por encima del IPC, es decir mas de los que nos subieron el sueldo, por lo empobrecemos un poquito más, y eso que no tengo en cuenta el pan.

Mañana perderé la candidez, es una lata.

2 comentarios:

ACAB dijo...

'NO PROBLEMO'. Aquí no pasa nada. Era clarísima la jugada de Aparicio pero la 'brunete mediatica' de la ciudad nos envolvió el caramelo (ahora habrá que pagar los favores a los capitanes generales de esta ciudad de mierda).

La verguenza no es el PP o Aparicio. La verguenza son esa masa de analfabetos rurales que se llaman burgaleses.

Salud y a comerse las próximas ruedas de molino.

Caelio dijo...

Sin alienarme con el comentario anterior, pero es cierto. No se nota indignación ni rechazo a la nueva subida municipal de impuestos. Es quizá porque la medida está caramelizada o nos faltan medios para expresarnos.