El nudo

. 1 de octubre de 2007
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks

Algunos días sufro de un misterioso nudo en el estómago, no me preocupa, repaso mi agenda más inmediata, sumo los pagos que vienen y descubro el origen de ese runrún. Solucionado.

Lo que si me preocupa últimamente es el desplazamiento de ese nudo hacia el hogar de mis neuronas, las que queden. Es un nudo complicado, no tiene la lógica marinera, fácil de hacer, que aguante presión y rapido de deshacer, es un nudo-maraña. No se si empezar buscando y desliando el cabo del referéndum de Ibarretxe, el de lo que le va ha decir a Ibarretxe, el de los que queman fotos del Rey, el de los que amenazan con amenazas a los que queman las fotos, el de los que simpatizan y justifican a los que queman las fotos, el de Rajoy con su España de pisos de 160.00 € y como dios manda, buscar el que me deslíe el acta de Crawford o relajarme y empezar por el de si saldrá Julián Muñoz de la cárcel.

Un nudo demasiado complicado. ¿por donde empiezo?

4 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Estos nudos vienen de las obsesiones electoralistas y de reparto del poder de otros y las simplificaciones ruines de la realidad que llevan a cabo los medios de comunicación al contárnosla. Es difícil desatarlos: ¿cortarlos por el medio como el de la leyenda magna? Quizá cuanto antes, no vaya a ser que nos lo echen al cuello y terminemos ahogados.
Y, mientras tanto, un poco de bicarbonato.

Blogofago dijo...

Un autentico nurdo gordiano sumamente dificil de desatar

Caelio dijo...

JR, ser padre te aporta experiencia en aplicar el sentido común:

un niño canaliza sus sentimientos a través de las rabietas para hacerse oír. La mejor manera de controlarlas es no haciendolas demasiado caso.

Cuidado, no tires de ese cabo, que te descoses.

Francisco O. Campillo dijo...

Blogofago dice que es un nudo gordiano. Ante ese nudo, Alejandro desenvainó su espada y lo deshizo en un instante.
Nosotros no somos Alejandro, pero tenemos un espada mucho más poderosa que la suya: es la Ley.