El ombligo

. 6 de octubre de 2007
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks

Estamos tan ocupados mirándonos el ombligo que a menudo nos olvidamos de la barriga. Estamos tan ocupados con nuestras elecciones, nuestros estatutos y nuestra economía que nos olvidamos del día a día y de trabajar para sacar las cosas adelante, a pesar de elecciones, estatutos y economías.

Pedro Ojeda, Director del Departamento de Filología de la Universidad de Burgos, da un merecido tirón de orejas a los ministros del Gobierno central, a los responsables de la Junta de Castilla y León y a los rectores, por la dejadez manifiesta en la adaptación de las nuevas titulaciones en las universidades de nuestra Comunidad para el conjunto universitario europeo.

Durante el II Simposio Lingüístico de las Universidades de Castilla y León que se desarrollará en Burgos se buscarán soluciones para el futuro profesional de nuestros profesores y titulados en Europa.

Un buen reto.

6 comentarios:

Blogofago dijo...

Valiente el Profesor..¿ No te parece?

J.R.Justo dijo...

Muy valiente,comprometido y trabajador...no va a ser todo poesía

Anónimo dijo...

Como diria Tarantino: 'Dejad de chuparos las poyas'

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Gracias por el apoyo, J.R.Justo. No sabes cómo se necesita en determinadas circunstancias. Gracias, Blogófago, también por tus palabras.

Anónimo:
poya:
1. f. Derecho que se pagaba en pan o en dinero, en el horno común.
2. f. Residuo formado por las gárgolas del lino, después de machacadas y separadas de la simiente.
Suerte la próxima vez.

Anónimo dijo...

Sin recurrir al diccionario. ¿Tu me has entendido, verdad?

Pedro Ojeda Escudero dijo...

El problema, anónimo, no es ése. Espero que lo comprendas porque, además de la falta de ortografía pienso que había, en este caso, un desajuste entre tu respuesta y la entrada y los comentarios de mis buenos amigos J.R.Justo y Blogófago. En este mundo "bloguero" hay mucho de autocomplacencia, pero no era el caso. Te invito a un café cuando quieras y lo comentamos. Ya sabes dónde localizarme. Yo a ti no.