Los "chicos" de las bombas

. 29 de julio de 2009
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks

El 19 de junio de 1987 la banda terrorista ETA coloco un coche bomba cargado con 30 kilos de amonal y cien litros de gasolina en los aparcamientos de Hipercor en Barcelona causando la muerte a 21 personas e hiriendo a 45. Desde aquel día supe que yo y mi entorno nos habíamos convertido en objetivo de la banda.

Hoy a las cuatro de la madrugada la banda terrorista me ha hecho ver de cerca, por cuarta vez, lo certero de mi sentimiento de objetivo posible. Una furgoneta cargada con con mas de 200 kilos de explosivo ha dejado medio centenar de heridos, un edificio de catorce plantas destruido y el miedo al saber que hoy no, pero mañana cualquiera puede ver sesgada su vida a cambio de nada.

La banda terrorista ETA lleva cincuenta años robando las vidas de un país entero, a unos los mata y al resto nos secuestra nuestra libertad de vivir, amenazándonos cada día con una macabra ruleta rusa.

Hoy como ayer y anteayer debemos exigir la condena absoluta, tajante e inmediata a este chantaje y quien no lo haga considerarle tan terrorista y asesino como los propios asesinos de ETA.

Gracias a personajes como Arzalluz, los chicos de la gasolina siguen poniendo bombas

5 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Nos tienen a todos en el punto de mira. Porque han perdido hace mucho tiempo.

Jan Puerta dijo...

Nada más absurdo que sus acciones.
Sin justificación posible.

Francisco O. Campillo dijo...

Quieren aterrorizanos, pero se equivocan.
Hoy, en Burgos, nos han hecho más fuertes porque valoramos con más intensidad las libertades que disfrutamos.

Todo el apoyo para las familias que acaban de sufrir el zarpazo de la intolerancia.

Mafi dijo...

Es que yo no puedo ser tan fina como vosotros...

BIPOLAR dijo...

No hacemos daño a nadie más que a nosotros mismos, ¿por qué se empeñan en aterrorizarnos?...

cadena perpetua