Cadena perpetua

. 25 de febrero de 2009
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks

Antonio del Castillo, padre de Marta, la joven presuntamente asesinada en Sevilla, se ha reunido con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero para informarle sobre la demanda popular de instaurar la cadena perpetua en España.

Escribo estas líneas desde la confortable seguridad que da saber que mis hijos duermen plácidamente en sus camas. Desde esta, repito, cómoda situación me asusta que acontecimientos como el de Marta, hagan cambiar o reformar nuestra Constitución y máxime si estas reformas se hiciesen en "caliente".

¿Cual es el papel de nuestra política penitenciaria y que objetivos pretende conseguir?.

Intimidatorio/Preventivo. Los datos nos confirman que en países como EE.UU no la cadena perpetua, sino aun más, la condena a muerte, no ha conseguido rebajar el numero de delitos.

Proteccionista.
La sociedad retira, encarcela, a elementos perturbadores de la seguridad ciudadana, conllevando esto la creación de un "subciudadano" que a su vuelta a la sociedad se vera marcado y repudiado como tal llevándolo de vuelta a sus orígenes delictivos.

Reinserción. La privación de libertad debería entenderse como un curso educacional, de duración proporcional al delito, que permita convertir a los declarados convictos en personas útiles para la sociedad. En este caso, de nada servirían los costos y esfuerzos de reinserción si nunca podrían volver a salir a la calle.

Debemos tener claro cual es nuestro modelo penitenciario y que fines pretende, y animo a gastar todas nuestras fuerzas por poder reconducir al hombre hacia su total convivencia en la sociedad.

Un latigazo más, solo deja una herida más

6 comentarios:

pablo miguel simón dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo, como casi siempre. Un saludo.

Mafi dijo...

Si hubiera un modelo perfecto... sólo me gustaría que no saliera barato delinquir... y si me dieran a elegir, elegiría un sistema más duro y menos proteccionista.
Delitos seguiría habiendo, pero por lo menos el temor a un buen castigo haría que alguno se lo pensase... eso es ley natural.

Raúl Urbina dijo...

Estoy contigo, J. R. Justo. Es muy difícil hablar de las desdichas ajenas, pero es precisamente en estos momentos cuando el estado de derecho tiene que dejar bien claro que la ley no sigue ningún rasero exclusivamente punitivo. El otro día el "sacrosanto" Federico Jiménez Losantos venía a decir que en las nuevas cárceles se disfrutaba tanto que no le extrañaba que la gente cometiera delitos. Creo que veinte años, treinta, son muchos años de la vida de una persona y pueden servir para muchas cosas... o para nada. Pero siempre tenemos que valernos de las armas de la ley y no las armas del oportunismo. En definitivamente, eso es lo bueno de los seres humanos buenos.

Francisco O. Campillo dijo...

Desde mi punto de vista, esa entrevista con nuestro Presidente es un acto de cara a la galería por parte de nuestro apreciado ZP.
Cada día hay docenas de personas que sufren por la atrocidad de algunos indeseables y no se entrevistan en la Moncloa con nadie. Esa ha sido una zancada hacia adelante más en la vergonzosa escalada de la demagogia.

Y dicho esto, deberemos reflexionar sobre las penas que aplicamos a determinados delitos. Me sé de alguno que está en la calle con 25 muertes a sus espaldas -no me atrevo a decir conciencia- sin ningún arrepentimiento. Es sólo un ejemplo; hay muchísimos más.

Antònia P. dijo...

He llegado aquí a través de Caminando.
El circo mediático que se ha organizado alrededor de este suceso desgraciado causa vergüenza ajena.
La audiencia de ZP al padre es pura demagogia. Mientras se habla de ésta se deja de hablar de crisis.
Saludos

BIPOLAR dijo...

El asesino con premeditación y alevosía demostradas debe permanecer en la cárcel toda su vida.

Los ladrones del dinero público y ajeno, para mi que también, que seguro que les espera un paraíso fiscal y se la trae al pairo pasar unos añitos en la cárcel. Si pasan toda su vida entre rejas servirá de ejemplo.

Los violadores... deberían recibir un tratamiento para paliar su enfermedad y realizar trabajos para la comunidad. Pero reinsertarlos... es un peligro para otras personas. Personalmente, no creo que puedan regresar a la sociedad.

El resto deberían ser reeducados para convivir con el mundo, (amén de la pena que imponga la ley)